iBlog
12 ene. 2015

Escuela de Gestores. Un antes y un después

by Juan Antonio Santa-Cruz

Resumir en un artículo lo que ha supuesto Escuela de Gestores para mí, es una tarea imposible. Mi vida y mi futuro han cambiado por completo. Pero voy a hacer un pequeño esfuerzo, ya que si consigo que alguno de los que estéis leyendo esto os intereséis también por el curso y os animéis finalmente a realizarlo, sé que habré contribuido a mejorar también vuestras vidas y de alguna manera a hacer que el mundo sea un poquito mejor. Y esto es algo que merece la pena intentar. 

Son tantísimas las cosas que he aprendido, que todavía estoy asimilando todo lo que me está pasando. 

Si tuviera que destacar algo de todo lo que estoy descubriendo, creo que lo más significativo, para mí, es que estoy tomando consciencia de lo que significa ser lo que quería llegar a ser. Y decir esto, ya es mucho decir. ¿Cómo pretendía dirigir una empresa sin ni siquiera tener claro mi misión personal en ella o incluso en mi propia vida? ¿Sin conocer todo lo que suponen los conceptos dirigir, gestionar o liderar? 

Por no hablar, de la revelación que me ha supuesto darme cuenta de las posibilidades que me da la "gestión del tiempo". Para todo, para crecer, para poder mejorar, para compaginar mi carrera profesional con mi vida personal, para vivir... o para poder alcanzar todos los logros que me proponga. 

Últimamente tenía muchos planes sobre mi futuro profesional y me creía totalmente capaz de conseguirlos, los últimos ocho años me habían aportado la suficiente experiencia y la seguridad personal necesaria; Pero ahora me doy cuenta de que ¡no sé como pretendía hacerlo sin tener los conocimientos que estoy adquiriendo en el curso! Ahora siento de verdad que toda la evolución de mi desarrollo personal de los últimos ocho años de repente cobra sentido. La nueva perspectiva que estoy adquiriendo me hace sentir que todas mis experiencias profesionales vividas vayan encaminadas hacia la misma meta. Por poner un ejemplo muy gráfico de este sentimiento, es como ir encontrando piezas durante un largo camino y de pronto encontrar una caja con instrucciones, y darte cuenta de que esas son las instrucciones de montaje de todas las piezas que habías ido encontrando a lo largo del camino. Escuela de Gestores es para mí la caja con instrucciones, pero tanto de las piezas que ya he encontrado, como de muchas de las que me quedan todavía por encontrar. 

Me pregunto que habría pasado si hubiese encontrado estas instrucciones antes de echar a andar, mientras planificaba el largo camino (sin ser en realidad consciente de que lo hacía), allí, en la universidad. Por desgracia no tenemos cultura de gestión en nuestro sistema educativo. Creo que esta es una oportunidad que les daré a mis hijos. 

Soy arquitecto, toda mi formación hasta la fecha había sido puramente técnica y artística, la necesaria para mi ejercicio profesional, el cual me apasiona. Pero esta formación no es suficiente para mi desarrollo profesional, pertenezco a una empresa familiar, soy la segunda generación y comienzo a dirigir, soy empresario además de arquitecto y tengo la responsabilidad de la supervivencia de la tercera generación, pero nunca he recibido formación en gestión. Invertir en mi formación en gestión ha sido una de las mejores decisiones que he tomado a lo largo de mi carrera, o mejor dicho, de mi vida. Os aseguro que merece la pena. 

Escuela de Gestores me ha enseñado a planificar, a marcarme objetivos, a pensar con estrategia. Me ha enseñado la gran importancia del medio y el largo plazo. Me ha enseñado a plantearme las preguntas adecuadas, a ver el camino que quiero recorrer. Me ha enseñado la importancia en el trabajo de la calidad humana, el valor de las personas y la inteligencia emocional. Me ha enseñado…, esta lista podría no terminar nunca, pero por encima de todo hay una cosa que me gustaría destacar, y es que me ha enseñado a preguntarme quién soy, a conocerme, a tomar consciencia de mis valores, de mis puntos fuertes y mis debilidades, y a actuar en consecuencia. Creo realmente que esto es un paso de gigante para mi desarrollo. Creedme, esto es una pasada. 

Antes de empezar el curso, hice una primera toma de contacto leyéndome un artículo de Peter Drucker sobre autogestión, me pareció tremendamente revelador, aunque para ser sincero, me dio mucho miedo. Miedo de no ser capaz, de no valer para esto, de no saber autogestionarme. Pero cuanto más profundizo en el temario del curso, más se abre mi mente y ¡más poderoso me siento! Pero poderoso de mí. Lo cual también me da cada vez más seguridad sobre mí mismo. Y todo esto es demasiado bueno. Sentir que eres capaz de coger las riendas de tu vida y dirigirla hacia donde quieres, ¿acaso hay algo mejor que eso? 

Por último, no puedo terminar este artículo sin antes expresar el profundo agradecimiento que siento. No tengo palabras suficientes, de verdad, hacia las dos personas que me dieron el empujón que necesitaba para realizar el curso, de todo corazón, muchísimas gracias. He disfrutado y aprendido muchísimo más de lo que me esperaba. José Antonio, gracias por darme esta oportunidad de aprender, por transmitirme todos estos conocimientos, aquel empujón que me diste está suponiendo un antes y un después en mi vida. Sinceramente, GRACIAS.

Escribe tu comentario