iBlog
09 sep. 2015

Thomas Jhon Watson

by Inforges

La historia del padre de IBM

El fundador de IBM, Thomas Jhon Watson, también fue uno de los empresarios pioneros en la creación de lo que hoy conocemos como “cultura empresarial”. La historia de Watson es también la historia del sueño americano. Nació en una familia de escasos recursos, creó una gran empresa, cambió el mundo y ganó millones de dólares.

Watson comienza su carrera profesional en el National Cash Reqister Company, una empresa nacional de máquinas registradoras. Aquellos aparatos eran la tecnología disponible más avanzada de la época para gestionar el efectivo y hacer control de inventario. La buena calidad de las máquinas, y un tejido empresarial con esa necesidad por cubrir, permitió a Watson convertirse en el vendedor jefe de la compañía.

NCR (National Cash Register Company) era, en aquella época, una empresa prácticamente monopolística. Nadie disponía de una tecnología semejante y, además, sus productos estaban diseñados para ser duraderos. Esta situación generó un mercado paralelo de reparación de estas máquinas, en el que se adquirían los aparatos averiados para su venta posterior en el mercado de segunda mano.

El director de NCR se percató de esa situación y no quiso dejar escapar esa nueva oportunidad para hacer negocio. De esta manera, creó una empresa fantasma con la finalidad de ocuparse de las máquinas usadas y de acabar con la competencia del sector de segunda mano. Fue entonces cuando Watson fue nombrado director de este nuevo proyecto.

Este nuevo negocio de la NCR, que incumplía varias leyes federales, llamó la atención del gobierno y este tomó acciones legales contra la NCR y toda su cúpula directiva, entre la que se encontraba Watson.

Después de una década trabajando para la NCR, y ante la perspectiva de poder entrar en la cárcel, Watson abandonó la NCR y se mudó a Nueva York. Allí, el empresario Charles Flint, contrató a Watson con la idea de dirigir una de las empresas más problemáticas de Flint: Computing Tabultating Recording Company, el germen de lo que sería IBM.

Computing Tabultating Recording Company era una mezcolanza de diversas actividades comerciales, como la fabricación de relojes, balanzas de peso y aparatos de tabulación. Fue este último negocio donde Watson descubrió una oportunidad; su gran oportunidad.

Watson, que había asumido las mejores prácticas de venta en su anterior experiencia en NCR, no tardó en expandir el germen de la cultura que ha hecho famosa a IBM. Watson implementó los (generosos) incentivo de ventas, el enfoque en sus servicios al cliente, la insistencia en generar vendedores bien cuidados con trajes oscuros y la competitividad entre los agentes de venta. Su eslogan favorito, “THINK”, inundaba la sede de CTR y se convirtió en un mantra para sus empleados. Once meses después de unirse a CTR, Watson se convirtió en su presidente.

10 años después, CTR fue renombrada como International Business Machine Corporation (IBM), debido a su expansión internacional.

Pocos años más tarde y tras la crisis bursátil del 29,  los equipos de tabulación de IBM permitieron que las organizaciones procesaran cantidades de datos sin precedentes en todo el mundo.

La obsesión de Watson por la cultura empresarial, y su firme creencia en que el I+D seria el motor de las ventas (lo que más adelante se convertiría en el famoso laboratorio de IBM), consiguió impulsar a IBM al estrellato convirtiéndose en una de las empresas multinacionales más importantes de nuestra época.

Escribe tu comentario