iBlog
28 jul. 2017

Control de Gestión: ¿Cuánto vale mi empresa?

by Juan Francisco Gisbert / Consultor en Inforges Consultores

control de gestión y valor de una empresa
 

¿Cuánto vale mi empresa? Seguro que más de una vez te has hecho esta pregunta, ya sea porque has tenido oportunidad de vender tu empresa o por simple curiosidad. En el post de hoy te contamos cómo se valora una empresa y cómo este dato es un indicador de control de gestión fundamental.

¿Cuál es el objetivo de todo Director General/CEO de una empresa? 

Se nos ocurren muchas respuestas, como incrementar las ventas, ampliar la cuota de mercado, mejorar la rentabilidad… pero todas se resumen en una: hacer que la empresa sea cada vez más valiosa. Es por ello que el valor de la empresa es en sí mismo un indicador para el control de gestión que debería incorporarse en el cuadro de mando de la compañía.

¿Cómo conocemos el valor de la empresa? 

Hay dos métodos comúnmente aceptados para valorar empresas: valoración por múltiplos y valoración por descuento de flujos de caja. Se diferencian fundamentalmente en la precisión del valor que arrojan, aunque ambos se basan en determinar la tesorería libre que la empresa será capaz de generar para sus propietarios en un plazo determinado. Cuanta más tesorería libre genere una empresa, más valiosa será.

  • Valoración por múltiplos. Se basa en aplicar una fórmula sencilla: multiplicamos el EBITDA de la empresa por un número llamado “múltiplo”. Este sistema arroja un valor orientativo de la empresa, que tiene más utilidad si se analiza como una serie temporal para ver la evolución. Lo más complicado al aplicar este sistema es determinar el múltiplo, y lo que suele hacerse es emplear múltiplos aplicados en operaciones de venta de empresas similares que ya se hayan realizado. El múltiplo pretende representar a cuánto paga el mercado cada euro de tu EBITDA, dado que el EBITDA es una buena aproximación a la tesorería que genera la empresa (recuerda que el EBITDA es el beneficio antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones).

     

  • Valoración por descuento de flujos de caja (conocida como DCF). Se basa en realizar una proyección numérica detallada del negocio (ingresos, gastos, inversiones…) y calcular así la caja libre que generará en los próximos años. Actualizando a fecha de hoy esos valores futuros de caja generada obtendremos el valor de la empresa. Este sistema de valoración es más complejo pero más preciso que el de múltiplos y es el que se emplea en las operaciones de finanzas corporativas (compra y venta de empresas). Lo más complicado es determinar la tasa de actualización de los valores futuros de caja, aunque al igual que en el método anterior, suele haber valores de referencia de transacciones anteriores en función del sector y del tamaño de la empresa.

Si quieres mejorar la calidad de tu control de gestión te recomendamos que incorpores a tu cuadro de mando el valor de la empresa, que puedes calcular fácilmente aplicando el sistema de múltiplos, e incluso puedes actualizar mensualmente. Si bien será un valor aproximado lo importante es analizar su tendencia.

Si te planteas vender tu empresa tendrás que abordar una valoración DCF, lo que implica disponer de un presupuesto económico y de tesorería para los próximos años sobre el que poder aplicar el sistema de descuento de flujos.

Recuerda que al vender la empresa, al valor calculado se le debe restar la deuda financiera neta que la empresa tiene en el momento de la venta. Este valor corregido se denomina “valor para el accionista” (lo que te pagarían por tu empresa), y puedes incluso incorporarlo a tu cuadro de mando añadiendo esta modificación a la fórmula de valoración por múltiplos.

En Inforges Consultores tenemos amplia experiencia en valoración y venta de empresas, así que no dudes en contactar con nosotros si quieres más información.

 

 
contacta con nosotros

 
 
Otros artículos relacionados:

Escribe tu comentario