iBlog
29 nov. 2017

El arte de la consolidación o cómo gestionar más de una sociedad.

by Carlos A. Tourné / Consultor en Inforges.

consolidación control de gestión
 

A lo largo de nuestra experiencia en consultoría, frecuentemente nos hemos encontrado con negocios que desarrollan su actividad a través de más de una sociedad o persona jurídica. Los motivos que puede tener un empresario para esto son tan diversos que sería complicado enumerarlos todos en un solo artículo. Sin embargo, en lo que coinciden todos los casos es que aumenta de manera exponencial la complejidad de su Control de Gestión.

¿Por qué es necesario consolidar el control de gestión de mi grupo de empresas?

Cuando la propiedad de las sociedades coincide o existe una vinculación muy clara entre su actividad, resulta necesario añadir al análisis individualizado un análisis consolidado de estas empresas, es decir, llevar a cabo un análisis completo como si se tratase de una única sociedad. Sabemos muy bien que llevar a cabo esta tarea es una labor muy compleja y por ello queremos darte las siguientes pautas que te ayudarán a realizar el control de gestión de tus sociedades de forma consolidada.

 

Pautas a seguir para una adecuada Consolidación.

¿Cómo se consolida?

Hay que calcular las cuentas consolidadas como si el grupo de empresas fuera realmente una única sociedad. Es algo tan sencillo en apariencia como sumar las cuentas de todas las empresas y restar los saldos cruzados para evitar duplicar valores.  Sin embargo, existen diversos factores que pueden distorsionar el resultado, los cuales comentamos más adelante.

 

¿Por qué son tan importantes los saldos cruzados?

Un saldo cruzado no es más que el reflejo de una transacción entre dos empresas del grupo. Entonces, ¿por qué debo restarlos? Imagina que una de las empresas del grupo produce latas de conserva y las vende a otra empresa del grupo que se encarga de su distribución a terceros. Si la productora vende 100.000€ en latas de conserva a la distribuidora y esta a su vez la vende a los clientes aplicando un margen por 120.000€, la suma de las facturaciones será de 220.000€. Sin embargo, desde una perspectiva del grupo sólo hemos facturado a terceros 120.000€, los 100.000€ restantes son en realidad facturación cruzada (una compra y una venta que se compensan en el resultado) y no debe tenerse en cuenta en la consolidación. Esto debe hacerse con todas las partidas de balance.

 

Hablar el mismo idioma.

Al sumar las cuentas de diferentes empresas, nos encontraremos que una misma cuenta significa dos cosas distintas en cada sociedad. Si tenemos diferentes equipos administrativos en nuestro control de gestión para cada empresa, estas diferencias serán aún más acusadas. Por ello, hay que tratar de aplicar, en la medida de lo posible, un plan contable similar y criterios de imputación y analíticos parecidos en todas las empresas, lo cual nos facilitará el proceso de consolidación. Un ejemplo de ello sería no usar criterios diferentes a la hora de actualizar el inventario, aplicar amortizaciones o de periodificar gastos.

 

No perdamos de vista el resultado de cada sociedad.

Por mucho que armonicemos criterios, si los negocios de cada sociedad son muy diferentes, lo más probable es que al consolidar las cuentas el resultado obtenido sea difícil de interpretar. En estos casos se hace necesario mantener una analítica individual por línea de negocio para poder obtener información adecuada del desempeño del Grupo. También se da el caso contrario, empresas que desarrollan prácticamente la misma actividad y que no tiene sentido analizar individualmente, pues comparten gran parte de sus recursos como por ejemplo el mismo departamento de administración o comercial. Para un adecuado control de gestión de estas sociedades, es pertinente plantearse la pregunta que proponemos al final de este post.

 

Vigilar la correcta contrapartida de los saldos cruzados.

Como se ha explicado en el segundo punto, toda transacción o saldo entre empresas vinculadas debe tener apuntes contrapuestos en cada empresa. Esto parece muy evidente, pero a la hora de la verdad se producen desajustes a diario motivados por la incorrecta contabilización, por desfases temporales (emito una factura un día y no la contabilizo en la empresa cliente), o por otros muchos motivos. Para llevar a cabo una adecuada consolidación empresarial, es importante asegurarse cada mes que todos los saldos cruzados coinciden en ambas empresas, es decir, la suma de saldos cruzados entre las diferentes empresas del grupo siempre debe ser “cero”.

 

El presupuesto económico y de tesorería también debe consolidarse.

Para una correcta planificación y control de gestión, es importante planificar presupuestos individuales por sociedad y del grupo. Esto es especialmente importante en el caso del presupuesto de tesorería, ya que nos permite conocer si un grupo en su conjunto es financieramente viable.

 

Reflexiona. ¿Necesitas realmente tantas sociedades?

Es una buena idea reflexionar sobre la utilidad de tener sociedades diferentes cuando el negocio es muy similar. Lógicamente, si son negocios completamente diferentes es recomendable y a veces necesario desarrollarlos en sociedades distintas. Puede que cuando las fundaste hubiera motivos de peso: erais socios diferentes, no queríais que terceros conocieran que ambos negocios estaban desarrollados por las mismas personas, etc. ¿Siguen existiendo hoy esos motivos? Tener más de una empresa siempre genera costes adicionales (asesorías, liquidaciones de tributos, etc.) y hace más compleja la consolidación de la gestión a todos los niveles. Si los beneficios de esta separación no son relevantes, puedes plantear un control de gestión desde una única sociedad, si bien el proceso societario no es sencillo y requiere de un estudio en profundidad por un experto mercantil.

Hay que tener en cuenta que  en este artículo nos limitamos a apuntar las pautas básicas para una consolidación analítica de una PYME. A medida que las empresas crecen la consolidación es más compleja, y a partir de cierto tamaño hay obligación legal de presentar cuentas consolidadas, con unas normas contables concretas, además existen diferentes tipos de consolidación. Tened en cuenta que es una disciplina que ocupa colecciones completas de bibliografía económica y financiera.

En conclusión, un buen Controller debe desarrollar el Control de la Gestión del grupo teniendo en cuenta tanto la perspectiva individual de cada línea de negocio como la del Grupo de empresas.

 

¡Si quieres más información, no dudes en contactar con nosotros!
 
contacta con nosotros

 
 
Otros artículos relacionados:

Escribe tu comentario