iBlog
08 may. 2018

5 acciones estratégicas para tomar el pulso a tu modelo de negocio

by Carlos A. Tourné / Consultor en Inforges.

modelos de negocio
 

Dentro del Control de la Gestión que realiza toda empresa, debe planificarse una prueba de estrés a su modelo de negocio y a su propuesta de valor al menos una vez cada dos años. La principal dificultad es conseguir abstraerse para tener una visión global.

En el día a día, un empresario tiene que tomar decisiones más rápido de lo que le gustaría. Aunque haya diseñado un plan estratégico muy completo y tenga claro cómo quiere que sea su empresa en el futuro, la realidad siempre supera a nuestra planificación, y lo normal es que sólo pueda cumplir estos objetivos parcialmente.

Y esto es bueno, la planificación estratégica no es una disciplina rígida, requiere una adaptación constante. Es por ello que revisamos continuamente nuestro portfolio de productos y servicios, y buscamos las ventajas competitivas que nos permitan seguir creciendo.

Como consecuencia de esto, la empresa que somos ahora es una suma de intenciones, decisiones y experiencias que se acumulan día a día, y esta suma puede que no se parezca tanto a la idea que tenía el empresario cuando planificó su modelo de negocio.

Por eso, de vez en cuando es necesario salir de la dinámica diaria y preguntarse: ¿Cuál era mi estrategia inicial?, seguramente ahora nos parecerá idílica e incluso un tanto ingenua, ¿qué decisiones he tomado, cuáles acertadas y cuáles han sido erróneas? Esto nos lleva a la pregunta más importante: ¿qué haría si empezara de cero con mi experiencia actual?, y en consecuencia ¿qué lastres arrastro que me lo impedirían?

Responder a estas preguntas requiere una profunda reflexión sobre nuestro modelo de negocio, pues estamos condicionados por lo que vivimos en nuestro entorno, tendemos a creer que es la única realidad, y porque es difícil reconocer que en gran medida somos rehenes de decisiones pasadas.

Hay que valorar en su justa medida nuestros valores y méritos, por un lado es lo que nos ha llevado hasta donde estamos hoy, pero nuestra filosofía debe estar siempre alineada con las demandas del mercado. Nuestros clientes nos van a exigir siempre el máximo valor, si nos quedamos atrás no van a tener reparos en buscar a otro profesional, con lo que debemos dejar lo sentimental a un lado y tratar de ver la verdad sin ataduras.

Los puntos imprescindibles para realizar esta reflexión son los siguientes:

  • Estudia a tu competencia: ¿qué hacen mejor que yo?, ¿tienen más profesionales e infraestructuras que yo o menos?, ¿dónde están creciendo? Si los líderes de tu sector están cambiando y tú no es probable que se hayan dado cuenta de un elemento clave que tú ignoras.
  • Analiza a tus clientes: Esto es más importante todavía, ya que si conocemos mejor que nadie cómo están cambiando las necesidades de mis clientes y soy el primero en orientar mis servicios para satisfacerlas tendré una importante ventaja competitiva y me percibirán como un líder dentro de sus proveedores.
  • Cuestiona tu propuesta de valor: ¿qué es lo que ofrece tu empresa y porqué consumen tus servicios?, ¿cuáles son tus ventajas competitivas?, deben encajar con lo que demandan ahora los clientes, el éxito pasado no garantiza el éxito futuro. Puede que haya líneas de negocio que hayan dejado de tener sentido para la mayoría de tus clientes.
  • Mantente atento a las macrotendencias: Todos los sectores se ven influidos tarde o temprano por las grandes tendencias de cambio. Desde la automatización de la producción, la digitalización y el comercio electrónico, los fenómenos derivados de la globalización y las nuevas tecnologías, entre otros. Tenemos que entender cómo van a afectar a nuestra cadena de valor para poder adelantarnos.
  • Implica y comparte este análisis con tu equipo: Completarán tu visión del mismo y te ayudará a derribar mitos que puedas tener sobre tu empresa. Si has contratado recientemente a nuevos profesionales con experiencia en otros sectores invítales a aportar su visión, pues no está viciada por la costumbre. En este sentido es recomendable aplicar la metodología de Canvas Estratégico de Alex Osterwalder, ya que facilita tanto el diseño conjunto como la comunicación de la visión estratégica.

Con este análisis habrás realizado un profundo diagnóstico a tu modelo de negocio, que debe llevarte a tomar decisiones estratégicas.  Algunas de estas decisiones pueden ser duras, pues nos exigirán abandonar hábitos o estrategias con las que nos sentimos muy cómodos, pero que probablemente hayan dejado de tener sentido para el cliente.

Por supuesto mantener un control de la gestión avanzado y realizar variaciones en tus principales indicadores operativos y económicos pueden ser síntomas de cambios más profundos, pero una vez al año toma el pulso a tu modelo de negocio con tu organización, pues será un ejercicio que os ayudará a manteneros en línea con el entorno.


Contacta con nosotros - DIGITALIZA-CV

  Otros artículos relacionados:

Escribe tu comentario