iBlog
21 abr. 2021

Cómo analizar a nuestra competencia por medio de las cuentas anuales

by Miguel López Hernández. | Consultor en Inforges Consultores

Analisis economico-financiero de la competencia Inforges
 

¿Por qué necesito realizar un análisis económico-financiero de mi competencia? En otros posts hemos explicado la importancia de realizar este análisis en nuestra propia empresa. En este artículo detallaremos los pasos a seguir para realizar un análisis de nuestra competencia, desde la vertiente económica y financiera.

El primer paso para analizar a nuestra competencia conlleva un trabajo previo de investigación realizando una lista de nuestros principales competidores. Serán aquellas empresas que realizan la misma actividad que nuestra compañía. Elegir bien a nuestros competidores nos va a permitir, entre otras cosas, conocer el sector del que nuestra empresa forma parte y qué posición ocupamos en el mismo. Al final del análisis conoceremos la rentabilidad de los competidores elegidos.

Para ello utilizaremos la información que arrojan las cuentas anuales, concretamente el balance y la cuenta de resultados. Las solicitaremos directamente al Registro Mercantil o a plataformas especializadas en la comercialización online de información de empresas como Axesor o eInforma. Las ventajas de utilizar estos documentos: se trata de documentos normalizados y oficiales presentados en el Registro Mercantil, ofreciendo información veraz y reglada de la compañía. De esta manera, estaremos comparando magnitudes homogéneas y obteniendo conclusiones que nos permitan llevar las actuaciones apropiadas.

El Balance de situación nos va a permitir realizar el análisis financiero. Podremos saber la estructura de capital y qué tipo de financiación externa ha buscado la empresa. Entender la configuración financiera de la compañía, su nivel de endeudamiento y otras ratios relevantes. Conocer la composición de su activo y relacionarlo con las inversiones y subsecuentes financiaciones. En definitiva, descifrar la salud financiera de nuestra competencia.

El estudio de la cuenta de resultados, por su parte, nos llevará a un análisis económico. Conoceremos el volumen de ingresos de nuestra competencia, los costes en los que incurre, sus márgenes y, finalmente, su beneficio o pérdida del ejercicio a comparar. Podemos ir un paso más allá y llegar incluso a conocer su capacidad de generación de caja y estimar su punto de equilibrio de manera aproximada.

¿Qué ratios debo calcular para el análisis de la competencia?

Existen multitud de ratios e indicadores que nos pueden servir de cara a compararnos con otras empresas. Expondremos a continuación cuáles son los principales a valorar en nuestra opinión.

  • Fondo de Maniobra. Calculado como la diferencia entre el Activo Corriente y el Pasivo Corriente, mide la capacidad de la compañía para desarrollar su actividad día a día. Representa la parte del activo corriente que se encuentra financiada por los recursos propios y el pasivo a largo plazo. Lo ideal, es un fondo de maniobra positivo. Lo contrario implica que la empresa tendrá problemas de liquidez para hacer frente a sus obligaciones más inmediatas.
  • Ratio de liquidez general. Asociado con el Fondo de Maniobra, hablamos de una ratio de solvencia a corto plazo. Se calcula como el cociente entre el Activo Corriente y el Pasivo Corriente, estando su valor óptimo en 1,5.
  • Prueba Ácida. También llamado Test de Estrés, es una ratio de liquidez general más rigurosa, puesto que simula dificultades para convertir el stock en liquidez para hacer frente a la deuda a corto plazo. Para su cálculo, le restamos al Activo Corriente las existencias y lo dividimos entre el Pasivo Corriente. Establecemos su valor de referencia en un valor mínimo del 100%, calculado como porcentaje. (el 100% implica que, para cada euro que debo a corto plazo, dispongo de un euro de recursos a corto plazo para hacerle frente sin necesidad de recurrir a vender existencias)
  • Ratio de endeudamiento. Con esta ratio mediremos la dependencia de la compañía a fuentes de financiación externas a la misma. Por tanto, la calcularemos como la proporción del endeudamiento exigible de terceros frente al patrimonio de la empresa (Pasivo/Fondos Propios). Un valor óptimo para esta ratio sería de 1.
  • Margen Bruto. Se trata de unos de los principales márgenes a calcular en cuenta de resultados. Es, en porcentaje sobre ventas, la diferencia entre los ingresos y los consumos. Comparar este margen entre empresas nos da una idea de la importancia de los consumos en los costes totales de la empresa.
  • EBITDA. Traducido del inglés, son los beneficios antes de tener en cuenta los intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. Tiene en cuenta, por tanto, todos los aspectos del negocio sin considerar los financieros ni tributarios, ni tampoco las inversiones. Es uno de los principales indicadores para comprar rentabilidades de negocios y para calcular el valor de la empresa.
  • Resultado antes de Impuestos. Calculado como la diferencia de los ingresos y todos los gastos de la compañía en el periodo (excepto el impuesto sobre beneficios). Tiene en cuenta todas las variables principales de la compañía: ventas, producción y costes fijos. Un resultado positivo implica beneficios al final del ejercicio.
  • ROI y ROE. Para completar nuestro análisis, recomendamos calcular estos dos últimos indicadores. El ROI, o Rentabilidad Financiera, compara el beneficio obtenido con el capital total de la empresa (Beneficio antes de Intereses e Impuestos/Activo Total). Es una medida de eficiencia en el aprovechamiento de los activos de la empresa y es independiente de la estructura financiera de la compañía. El ROE, o Rentabilidad Financiera, por su parte es el beneficio que ha obtenido la compañía sobre sus recursos propios (Beneficio Neto/Patrimonio Neto). El ROE es uno de los principales indicadores en los que se fijan los inversores, ya que mide la rentabilidad de los accionistas en el negocio.

 

Calcularemos estos indicadores para nuestra compañía y para la competencia seleccionada. Al comprar los resultados obtenidos, estaremos determinando nuestras fortalezas y áreas de mejora de cara al futuro. Estaremos realizando, en definitiva, un análisis económico financiero de nuestra competencia que nos ayudará a determinar nuestras debilidades y donde podemos mejorar, fijándonos en nuestra competencia.

Recomendamos actualizar todos los años nuestro análisis con los datos publicados del ejercicio anterior. De esta manera estudiaremos y monitorizaremos el crecimiento de nuestros indicadores respecto a los de la competencia.

¿Te gustaría tener una visión general de la situación económica y financiera de tu competencia? Puedes contactarnos sin compromiso y realizaremos un análisis económico y financiero de tu empresa y los competidores que elijas y te lo expondremos en formato gráfico con las ratios arriba explicadas y muchas más.

​ Analisis economico-financiero de la competencia Inforges

 

 

Contacta con nosotros

  Otros artículos relacionados:

Escribe tu comentario