iBlog
14 may. 2020

Cómo estructurar un departamento de Business Intelligence

by José Antonio García-Calvo Fernández | Responsable de Operaciones de Gestión

Cómo estructurar un departamento de Business Intelligence
 

¿Cuál es la mejor metodología para implantar Business Intelligence en una organización? ¡Echa un vistazo a este artículo y descubre todas las claves!

En el post de hoy abordaremos una metodología de transformación estratégica para implantar un departamento de Business Intelligence dentro de una organización.

El paradigma del departamento de Business Intelligence

Nos encontramos en un entorno muy diversificado en la actividad económica, lo que se traduce en una diversidad muy amplia de fuentes y orígenes de datos; además de en una era de inmediatez, en la que hay que tomar decisiones analíticas de forma ágil y rápida, lo que origina una elevada demanda de información por parte de los departamentos, que habitualmente va a parar al departamento de IT.

Por ello, en general, estos departamentos se sienten muy presionados, con mucha demanda proveniente de otros departamentos, que crea una situación de insatisfacción mutua, por parte del departamento de IT, que se desborda, y por parte del resto de departamentos, que perciben que su demanda no es atendida con la agilidad necesaria.

Para evitarlo, Inforges Seidor plantea la solución en la implantación de la plataforma corporativa de Business Intelligence, que soluciona muchos de estos problemas, centralizando toda la información en un sólo punto, donde dicha información queda organizada de manera interrelacionable.

La piedra angular de esta solución es el almacén de datos corporativo (Data Warehouse). Un concepto al que se le ha ido dotando de diferentes tecnologías para que maneje información estructurada y -cuando es necesario- en tiempo real.

Así, toda la información de interés analítico para la organización queda contenida en ese almacén, el núcleo de nuestra plataforma de Business Intelligence, que -por otra parte- permite dividir responsabilidades entre el departamento de IT y el resto de departamentos funcionales para hacer frente a esta demanda analítica.

El departamento de IT se encarga de provisionar los datos, que se encuentran dispersos en sus diferentes orígenes, hacia la plataforma corporativa de Business Intelligence donde toda esa información se centraliza, depura y consolida.

De esta forma, en nuestra plataforma Business Intelligence disponemos de todos los datos ya depurados y consolidados, disponibles para dar comienzo a la segunda área de responsabilidad: los departamentos, quienes -con las herramientas de Business Intelligence actuales- obtienen autonomía a la hora de diseñar, definir o modificar sus propios informes y cuadros de mando.

Al final, se trata de alinear la plataforma de Business Intelligence con los objetivos estratégicos de la empresa y de los departamentos, evitando situaciones disfuncionales típicas en muchas organizaciones.

Esto se hace facilitando un marco de trabajo que dé una respuesta más ágil a esa demanda de informes, proporcionando autonomía a los departamentos para que multipliquen los esfuerzos y no saturen al departamento de IT.

Por otro lado, este enfoque permite seguir creciendo a futuro con otras estrategias como analítica avanzada basada en Big Data, usando otros lenguajes y otros métodos para explotar toda la información contenida en la plataforma corporativa de Business Intelligence.

​ 

La estrategia de transformación

A la hora de plantear la implantación de un departamento de Business Intelligence en una organización, debemos decidir hasta dónde queremos llegar y, a partir de donde estamos, ejecutar una serie de acciones que den lugar a la transformación.

El objetivo es elaborar un Plan Estratégico de Business Intelligence y Analytics que refleje la hoja de ruta a seguir para conseguir los objetivos deseados.

Para ello, seguimos los pasos de una metodología de consultoría de estrategia de transformación, llevando a cabo, en primer lugar, un análisis de la situación actual a través de la medición de veintiún puntos clave, distribuidos en ocho áreas de análisis. En base a esta medición y a los objetivos marcados, realizamos un análisis diferencial, donde detectamos qué falta en cada una de las áreas que medimos.

De dicho análisis surgen una serie de acciones a realizar para llegar a nuestro destino, que priorizamos, ordenamos y planificamos conformando un Plan estratégico (o Plan Director) de proyectos interrelacionados. Dichos proyectos tendrán diferente tipología (implantación, desarrollo, formación, metodologías, sistemas, etc…) y habrán de ejecutarse de forma ordenada y coordinada.

El resultado final es la consecución de la propia hoja de ruta a seguir con el detalle ordenado de los proyectos y acciones a realizar en los próximos meses o años; el presupuesto de inversión y gastos en BI; las necesidades de formación 100% orientadas a un objetivo concreto y estratégico; un marco de trabajo común a toda la organización, basado en recursos, metodologías y herramientas; y -por último- un estudio claro del retorno de la inversión realizada, en términos de ahorro de tiempos y costes.

Webinar: Cómo estructurar un departamento de BI

Si te perdiste nuestro webinar del pasado 4 de mayo, solicita poder verlo cumplimentando nuestro formulario de contacto.

Video: Cómo estructurar un departamento de BI

Contacta con nosotros - DIGITALIZA-CV

  Otros artículos relacionados:

Escribe tu comentario