iBlog
23 abr. 2018

IoT o internet de las cosas: qué es y cómo puede transformar mi negocio

by José David Sánchez Sánchez / Consultor BI

iot internet de las cosas
 

IoT o internet de las cosas, es la tecnología que ha llegado para conectarlo todo. En este artículo te mostraremos las bondades y necesidades que cubrirá este apasionante ecosistema y descubrirás cómo aprovechar la tecnología que revolucionará el mercado en los próximos 5 años.

¿Qués es IoT?

IoT o internet de las cosas, consiste en conectar a internet cualquier elemento cotidiano basándose en tres pilares: captura de datos (telemetría, geoposicionamiento...), tratamiento del dato (Business Intelligence, Machine Learning…) y transformación del negocio. Esto abre un mundo de posibilidades, ya que podremos de recopilar información relevante de nuestro negocio que antes no éramos capaces de aprovechar, analizarla y actuar en base a ella, lo cual nos otorga más control sobre los procesos, mayor eficiencia, reducción de costes, etc, aportando un extra de competitividad.

iot estadisticas
Fuente: IoT Analytics (www.iot-analytics.com)

¿Es el momento?

Nos encontramos en un punto de inflexión, ya que tenemos a nuestra disposición hardware barato, unas herramientas más sencillas que nunca y unos servicios en la nube que nos permiten tratar esta información de manera ágil. No en vano, IoT es la mayor apuesta tecnológica prevista para los próximos 5 años. Se estima que habrá entre 50 y 200 mil millones de dispositivos conectados en 2020, repartidos por ciudades inteligentes, industrias conectadas, agricultura inteligente, edificios conectados, electricidad inteligente, coches conectados, compra inteligente, medicina conectada, etc.

caracteristicas iot
Fuente: Enterprise CIO (enterprise-cio.com)

Las tres capas de éxito de una solución IoT

Hay muchos aspectos comunes en los diferentes proyectos IoT. Si dichos proyectos los diseccionamos por capas, podemos identificar claramente tres partes:

Capa 1: Elementos de campo.

Esta capa contempla el mundo físico y la tecnología operacional necesaria para conectar elementos y comunicar con:

  • Actuadores: controlan el estado físico o lógico de un elemento a través de señales, como encender/apagar un dispositivo.
  • Agentes: actúan de intermediarios entre un actuador y la nube, eligiendo qué datos enviar y a quién.
  • Comunicación: simplemente es la capa física de comunicación, aunque la elección de la misma condiciona el protocolo de comunicación.
  • Dispositivo de cálculo en campo: debido al gran volumen de información que se puede recopilar, en ocasiones conviene tratar la información antes de enviarla a la red.
  • Sensores: recogen y envían información del estado actual de los elementos a los que están conectados. Podemos medir temperatura, presión, luz, movimiento, posicionamiento, etc.
  • Cosas: El objetivo real del IoT es obviamente conectar objetos, aunque se puede aplicar tanto a productos físicos como coches u otros elementos como cultivos o ganado, por ejemplo.

Capa 2: Aplicaciones IoT.

En esta capa nos referimos a la plataforma, la cual otorga los servicios necesarios para tratar los elementos de campo de manera segura, procesa y analiza la información, y provee interfaces de programación para consumir dicha información.

  • Analytics/Machine Learning: Nos permite combinar análisis estadístico y aprendizaje automático para dar recomendaciones, como por ejemplo poder realizar mantenimiento predictivo en nuestros equipos.
  • Gestión de la interfaz de programación: Provee los servicios para la integración, desarrollo de aplicaciones, etc.
  • Gestión de dispositivos: simplifica el proceso de configuración, abastecimiento y operación con los dispositivos de campo.
  • Gestión digital: Para múltiples casos de uso del IoT, sobre todo en el ámbito industrial, es muy importante tener en cuenta si, por ejemplo, queremos tener un elemento digital por cada uno físico o si por el contrario configuraremos un sofisticado mapeado con elementos jerárquicos.
  • Procesamiento de eventos y datos: Tiene que ver con la manera de recoger toda esta información, almacenarla y tratarla adecuadamente.
  • Gestión de la seguridad: Es vital asegurarse que los sensores no suponen amenazas de seguridad, para ello se deben integrar servicios de seguridad adicionales, como autenticación, prevención de pérdida de información, etc.

Capa 3: La capa final es la de aplicaciones.

Las soluciones IoT muestran todo su potencial, mostrando información compleja en vistas interactivas que pueden ser manejadas por los usuarios. Los servicios que incluye son:

  • Despliegue: con el fin de ayudar a gestionar eficientemente las aplicaciones IoT, se recomienda un despliegue por fases, ayudándose de la flexibilidad que la nube ofrece.
  • Entorno de Desarrollo Integrado: Un diseño inicial del entorno es necesario para desarrollar aplicaciones IoT. Puede ser un entorno tradicional para programar en un lenguaje o un modelo colaborativo y visual. Dicho entorno debe guiar a los desarrolladores a aplicar los patrones correctos y las mejores prácticas para sus desarrollos.
  • Integración: El alma de las aplicaciones IoT. Dichas apps deben tener acceso al histórico de los sensores IoT cuando reciben una alerta o activar un actuador. También deben de ser capaces de hacer uso de diferentes soluciones software como por ejemplo series de datos temporales y algoritmos de machine Learning. Además, es posible integrarlas con servicios empresariales y de terceros para gestionar flujos de trabajo y poder contextualizar los paneles, con mucha más información.
  • Gestión: De usuarios, de aplicaciones, monitorización, opciones de autoservicio horizontal/vertical y una alta disponibilidad son muy importantes para la gestión de las aplicaciones IoT.
  • Aplicaciones multicanal: En un mundo de aplicaciones web y móvil, el desarrollo debe soportar múltiples plataformas, aplicaciones multicanal y estar adaptadas a diferentes resoluciones, además de usar características propias de los dispositivos e incluso gestos con mínima sobrecarga.
  • Seguridad: Al igual que en la plataforma, la seguridad a nivel de aplicación es vital. Esto incluye tanto el entorno de aplicación como el control de acceso y autenticación.
  • Testing: Realizar todo tipo de pruebas y asegurar la calidad son indispensables para un proyecto de desarrollo de IoT. La automatización de tests a varios niveles reduce la carga en los ciclos de desarrollo.

Resumen y ejemplos

En resumen, el proceso comienza en los propios dispositivos, que comunican de manera segura con la plataforma IoT. Dicha plataforma integra los datos de múltiples dispositivos y aplica análisis para compartir información útil en nuestro negocio.

Para hacerse una idea del potencial del IoT o internet de las cosas, estos son algunos ejemplos:

  • Industria conectada: conecte, supervise y controle dispositivos industriales para obtener información y así aumentar la productividad y la rentabilidad de las operaciones.
  • Mantenimiento predictivo: anticipe las necesidades de mantenimiento y evite tiempos de inactividad no programados mediante la conexión y supervisión de sus dispositivos.
  • Supervisión de nuevos elementos: conecte y supervise sus dispositivos para analizar los datos desaprovechados y mejorar los resultados empresariales mediante la automatización de procesos.

 

Contacta con nosotros - DIGITALIZA-CV

  Otros artículos relacionados:

Escribe tu comentario